ISSN 1989-1938
Espai web patrocinat per:
Llibres de música

Palabras sin música


Título: Palabras sin música
Autor: Philip Glass
Traducción: Mariano López
I.S.B.N.: 978-84-16420-34-6
Editorial: Malpaso Ediciones

Operario de grúa en una fábrica de clavos, trabajador en una empresa de mudanzas, constructor de paredes de yeso, fontanero i taxista, estos son algunos de los oficios o «trabajos alimenticios» a los que se dedicó uno de los músicos más importantes del siglo XX. Resulta curiosa la relación de oficios señalados, pero a Phlip Glass nunca le ha importado el modo de ganarse la vida, así lo afirma de forma categórica al señalar que nunca me molestó ganarme la vida como buenamente pudiera, hasta que al final le llegó el reconocimiento internacional como músico y compositor.
Todo esto y muchas otras historias se puede encontrar en las recientes memorias de Phlip Glass publicadas por la editorial Malpaso bajo el título de «Palabras sin música». Un documento excepcional y redactado en primera persona que el año pasado vio la luz en su versión inglesa y que se ha publicado en un lapso muy corto de tiempo en castellano, todo un éxito para esta editorial independiente al conseguir esta obra. Unas memorias que servirán a los seguidores de Glass para conocer su formación como músico a través de sus encuentros con Ravi Shankar, Alla Rkha, sus clases con Nadia Boulanger (el autor afirma que con ella nunca estudió composición sino técnica musical básica, lo que le conllevó una gran exigencia y carga de trabajo).
También recuerda con afecto la escucha de los grandes maestros del jazz como Thelonious Monk u Ornette Coleman (de quien recuerda en dos ocasiones el gran consejo que le dio (que el mundo de la música y el negocio musical no son la misma cosa) la música culta europea, la música de la India o el trabajo con Foday Musa y que le permitió entender la relación entre la música culta occidental cifrada y la música de las fuentes y los pueblos indígenas.
Philip Glass es una persona comprometida con las ideas y pensamientos de la India y el Tibet, y con una notable concienciación social que adquirió cuando ya era adulto.
El relato de viajes, anécdotas y experiencias dejan traslucir un gran sentido musical en todos los aspectos de su vida, incluyendo su perseverancia.
Vivió momentos más difíciles a lo largo de su carrera, como por ejemplo su primer concierto al que tan solo acudieron seis personas o, por poner otro ejemplo, el público europeo rechazó de plano, de manera que su obra no se interpretaba.
Glass se convirtió en una auténtica «esponja» cultural debido a un altísimo interés por un elevado número de disciplinas, como el teatro, la danza, la poesía, la literatura. Es un lector empedernido. En uno de sus mejores pasajes nos habla de su encuentro y su posterior relación con la escritora Doris Lessing); debatía sobre la política, las ciencias o las tradiciones indias. Todo ello le sirve de catalizador para mostrar la idea que Glass tiene de la música, cómo la entiende, pero principalmente cómo la quiere hacer entender a través de sus composiciones: desde la simiente de su creación, pasando por los ensayos que llevaba a cabo hasta la interpretación de las mismas.
«Palabras sin música» es el testimonio de un músico, pero principalmente de una pasión, la música. Un concepto que Glass ha intentado desentrañar a lo largo de su vida y que da algunas respuestas a lo largo del libro, como por ejemplo la que señala que para mí la música siempre ha estado relacionada con la tradición. El pasado se reinventa y se transforma en futuro, pero la tradición lo es todo.
Estas memorias son un extraordinario documento musical que bien merece su lectura y su escucha, depende como el lector enfoque éste libro y que, sin lugar a duda, no dejará a nadie indiferente.

Texto: Joan Carles Abelenda

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *