ISSN 1989-1938
Espai web patrocinat per:
Cròniques

San Guglielmo d’Aquitania


San Guglielmo d’Aquitania, Giovanni Battista Pergolesi
Intérpretes: 
Raffaella Milanesi, Sabina Puértolas, Paolo López, Maurizio Lo Piccolo, Lisandro Abadie.
Les Talents Lyriques
Director: Christophe Rousset
Teatro Auditorio

El drama sacro sobre un texto de Ignazio Maria Mancini sobre el prodigio de la conversión de San Guglielmo d’Aquitania se estrenó en el Convento di Sant’Agnelo Maggiore de Nápoles en el año 1731.
El compositor italiano Giovanni Battista Pergolesi, que no gozó de mucha salud, no llegó a conseguir el reconocimiento social en vida. El joven Pergolesi compuso este drama sacro a merced de los Conservatorios de Nápoles que daban una oportunidad a los estudiantes avanzados y les facilitaban su debut en público.

LES TALENS LYRIQUES

©-SMR-Santiago-Torralba

El autor del libreto, poeta muy conocido en Nápoles, se sirvió de la historia del santo eremita, un virtuoso héroe que fundó la orden de los guglielmiti o guillermitas. San Guillermo, soberano de Aquitania, fue extremadamente soberbio, y una vez muerto, el Demonio y el Ángel libran una batalla por el alma de Guillermo. Escrita en tres actos, Pergolesi escogió un singular reparto: dos sopranos, un sopranista, dos bajos y cuerdas. El compositor napolitano utilizó con gran habilidad el estilo bufo, y en un viaje a París, en 1752, con su obra Serva Padrona suscitó una polémica con el estilo compositivo francés, la llamada Querella de los Bufones. Precisamente, el filósofo Jean-Jacques Rousseau, también cantante y compositor, apoyo públicamente a G.B. Pergolesi.

CHRISTHOPHE ROUSSET

©-SMR-Santiago-Torralba

 

El clavecinista y director de orquesta Christophe Rousset al frente de Les Talens Lyriques interpretó una versión en forma de concierto. Christophe Rousset, especialista en música barroca, celebra su 20 aniversario junto al grupo instrumental presentando San Guglielmo d’Aquitania para rescatarla del olvido. Una obra de grandes recursos melódicos y rítmicos, a pesar de los largos recitativos. La soprano italiana Raffaella Milanesi, de ágil luminosidad y Sabina Puértolas, algo justa en su registro agudo, interpretaron un auténtico duelo; Paolo López dio un toque singular con un gran talento; Maurizio Lo Piccolo pareció algo discontinuo y Lisandro Abadie destacó por su timbre cálido. Christophe Rousset dirigió una buena ejecución musical con su conjunto instrumental dotado de sensibilidad e inteligencia.

Texto: Carme Miró