ISSN 1989-1938
Espai web patrocinat per:
Cròniques

Orfeo 55.Nathalie Stutzmann


Concierto nº 2 en sol menor l’Estro Armonico RV 578
Stabat Mater RV 621. Arias de Juditha triumphans, Arsilda Regina di Ponto. L’Olimpiada, Il Giustino, Andrómeda Liberata, Antonio Vivaldi

Intérpretes: Nathalie Stutzmann
Orfeo 55
Direción: Nathalie Stutzmann
Iglesia de San Miguel

Antonio Vivaldi, interpretado por una mujer, dirigido por una contralto, es casi una metáfora de aquello que el maestro italiano hubiese podido imaginar ante su coro de mujeres.
Nathalie Stutzmann, especializada en repertorio barroco, concibe la música liderando a los excelentes instrumentistas de Orfeo 55. Cantante y a la vez directora transmitió las arias impregnadas de las veleidades del compositor enamoradizo.

 

ORFEO 55

©-SMR-Santiago-Torralba

 

La contralto francesa mantuvo la seducción desde el principio hasta el final. Sus movimientos, suaves, balanceaban la cuerda afinada por imaginarios canales venecianos. Sus movimientos, combativos y elegantes, enardecían las figuras rítmicas de la descriptiva música de Vivaldi. En una perfecta harmonía humana, la directora establece con los músicos una relación casi hipnótica; se mantienen unidos ante los desvelos de las afinaciones de los instrumentos antiguos. Sutileza, contrastes dinámicos, entusiasmo por la música, y todo ello muy bien sostenido por la excelente acústica de la iglesia. El concierto para dos violines, uno de los 25 conciertos que escribió Vivaldi, puso de relieve la espléndida ejecución de los dos solistas. Desde la pureza en el sonido instrumental hasta la conjugación asombrosa de los dos intérpretes, Stutzmann consiguió una versión virtuosa que embelleció el atardecer del Lunes Santo. A la voz de contralto quizá le faltó la aflicción y el lamento que recorren el itinerario doloroso de los ocho movimientos del Satabat Mater (1727), con el texto de Jacopone da Todi. Nathalie Stutzmann introdujo, con su rico registro vocal, algunos momentos de poderosa belleza. Expresó tímidamente la contención “dolorosa” de las melodías vivaldianas de un Stabat Mater de profundo desconsuelo. La segunda parte del concierto, dedicada a las arias de diferentes óperas y oratorios de Vivaldi, creció la expresión y el talento de la contralto francesa. Una exhibición melismática y una gran habilidad en la ejecución vocal caracterizaron la intervención del sentimiento festivo de las cuerdas que acompañaron las arias en medio de carnavales, espectáculos y agitadas tempestades.

 

Nathalie Stutzmann

©-SMR-Santiago-Torralba

 

Orfeo 55 interpretó con una gran solvencia el regio estilo de Vivaldi. Interesante recordar que Nathalie Stutzmann forma dúo con la pianista sueca Inger Södergren desde el año 1994. Se han especializado en el lied alemán y la canción francesa.

Texto: Carme Miró