ISSN 1989-1938
Espai web patrocinat per:
Cròniques

Ensemble Intercontemporain


Drei kleine Meditationen, Klaus Huber
Lachrymae op. 48, Benjamin Britten
Petit Livre d’heures, Yves-Marie Pasquet (estreno mundial)
Sonata para viola, Bernd Aloïs Zimmermann
Death of Light, Light of Death, Jonathan Harvey
Intérpretes:
Philippe Grauvogel, Frédérique Cambreling, Diego Tosi, Christophe Desjardins, Eric-Maria Coutturier
Ensemble Intercontemporain

El Ensemble Intercontemporain, fundado por Pierre Boulez en el año 1976 con el apoyo de Michel Guy, secretario d’État à la Culture de Francia- indispensable información-, interpretaron, estrenaron y pusieron de relieve el magma, espeso y denso, de la composición del siglo XX. La pasión por la creación actual hace de este grupo singular una de las formaciones más importantes de Europa.

ENSEMBLE INTERCONTEMPORAIN

©-SMR-Santiago-Torralba

 

Dedicados muy especialmente a la educación, el Ensemble, actualmente dirigido por Susanna Mälkki, siguen muy de cerca las nuevas apuestas vanguardistas de la creación musical. El instinto de perfección y la voluntad de ejecutar obras de técnicas versátiles que exigen mucho esfuerzo al intérprete, son las dos características más sobresalientes del grupo instrumental formado por 31 solistas.
Se inició el concierto con una obra del compositor suizo Klaus Huber, de remarcado intimismo y una destacada dulzura de los elementos sónicos. Las Tres pequeñas meditaciones es una composición muy bien escrita, obra de madurez del compositor. Dicha obra demuestra la variedad artística en un estilo pseudoreligioso que invita o quizá recuerda a un respiro, a un pedazo de tranquilidad. Lachrymae es una pieza algo inquietante, escrita en un lenguaje muy contemporáneo, algo inusual en la obra de de Benjamin Britten. Escribió la partitura original para piano con el subtítulo Reflejos de una canción de John Dowland siguiendo una estructura formal de un tema con variaciones. Petit Livre d’Heures, la obra para arpa sola de de Yves-Marie Pasquet, estreno mundial, destacó por las dificultades técnicas. Dedicada a Frédérique Cambreling, se trata de una forma abierta, según afirma el compositor, que narra la Pasión de Critso. Jacobo Durán-Loriga recoge en sus notas del concierto, que el compositor procura que todas sus obras concuerden con su escucha y reflejen su vida interior. Ante tanta agresividad sonora, cabe destacar el último movimiento; algo generó ternura. La arpista, de técnica impecable, iba cantando con la boca cerrada una melodía que se acercaba a lugares recónditos de un universo sonoro para cuerda. La obra para viola de Zimmerman, que Desjardins interpretó de memoria, fue una pieza concisa con respiración entre los movimientos. Trozos de sonoridad que se encadenaban con inspiradas abstracciones.

ENSEMBLE INTERCONTEMPORAIN

©-SMR-Santiago-Torralba

 

Finalizó el concierto con Death of Light, Light of Death del compositor británico Jonathan Harvey. Su obra describe a los cinco personajes del oleo de Mathias Grünewald, la Crucifixión, que forma parte del retablo de Issenheim, con una ejemplar exquisitez y sensibilidad. Harvey compone con el espíritu y se centra y se concentra con una escritura que incide en los aspectos más emocionales del ser humano.

Texto: Carme Miró