ISSN 1989-1938
Espai web patrocinat per:
Revista de pensament musical en V.O.

La Tempestad


“Hacer música con La Tempestad es algo más que reunirse para hacer gran música con un conjunto de excelentes intérpretes y cuidadosos estudiosos del estilo clásico. Es dejarse llevar por un torbellino de creatividad, por una lluvia de inspiración y camaradería, por un relámpago de gozo y por el rugir de un trueno que emociona y conmueve. Es comunicar al público, con mimo y dedicación, la hermosa historia que supone la travesía de la interpretación de este mar de músicas. Y uno siente, como en una travesía por el océano, que está rodeado de los marineros más sabios: aquellos para los que lo primero, lo más sagrado y lo que más respetan, no es su barco, ni sus vidas, sino el mar y el cielo.”  

Cibrán Sierra, violín

 *  *  *

“Recibir aplausos y felicitaciones del público como los que recibe La Tempestad es para mí el mayor premio que puede recibir un músico.” 

Pablo Prieto, violín

 *  *  *

“Desde que toco en la Tempestad siento que soy un músico afortunado que tiene el placer de tocar la que considera la mejor música de la historia, los autores con los que más disfruta y con otros músicos a los que admiro. Y que nuestro repertorio habitual comprenda Bach, Haydn y Mozart es tan maravilloso que casi parece obsceno.”

“Poder tocar con los que han sido mis maestros (como Cibrán y Silvia), con los que son mis amigos (como Eugenia o Roldán) y con los que considero leyendas vivas (como Eric Hoeprich) no es sino cumplir con creces los mejores deseos que podía tener cuando de pequeño me preguntaba si esto de la música merecía la pena con el esfuerzo que supone. Para que al final todos sean mis amigos, mis maestros y mis leyendas.” 

“Si me tengo que quedar con algún momento de la Tempestad, me quedo con el quinteto con clarinete de Mozart en Sevilla, porque creo que es probablemente una de las mejores páginas de la historia de la música, y con los recitativos de Scarlatti que hacíamos Eugenia, Silvia y yo en la plaza de toros de Roquetas de Mar, por la cantidad de música que hicimos en tan pocos compases y en un espacio tan pequeño. Aunque por lo que significó, mi primer concierto en Gijón con La Tempestad también lo considero inolvidable.” 

Guillermo Turina, violonchelo

 *  *  *

“Para mí, La Tempestad es un conjunto que tiene un lenguaje musical característico, que se adapta a los diversos repertorios que afronta generando de esta forma una marca sonora propia. Creo que es gracias a la diversidad de caracteres y la gran profesionalidad de sus componentes. Desde el núcleo del grupo se transmite mucha seriedad a la vez que un trato muy familiar y humano, hecho que desde mi punto de vista es totalmente necesario en un conjunto de estas dimensiones.” 

Quim Guerra, fagot

 *  *  *

“El núcleo duro de La Tempestad no suele variar y sus integrantes comparten muchas afinidades que trascienden lo puramente musical. Creo que la fuerza de sus interpretaciones deriva sobre todo de esa cohesión personal y de ese compartir todo género de vivencias. Me viene a la cabeza aquella parte del juramento de los viejos reyes de Aragón que decía aquello de “Nos, que somos tanto como vos y todos juntos más que vos”. La Tempestad es un claro ejemplo de suma de partes que supera (y mejora) las individualidades.” 

Alfonso Sebastián, clave

 *  *  *

“De Haydn me interesan especialmente la habilidad y el humor. En Bach es todo admiración asombrada por lo inalcanzable.”
“¿Alguna sensación especial desde dentro de La Tempestad? Duro trabajo, intensidad, compañerismo, buen ambiente…
“Hemos tenido una acogida excelente. Hasta ahora hemos tenido la fortuna de poder transmitir con éxito lo que pretendíamos.”

Guillermo Peñalver, flauta

 *  *  *

“No sé si somos un grupo de amigos que hace música, o un grupo de músicos que se han hecho amigos tocando.”
“La pena es que el público se pierde lo mejor de La Tempestad: los ensayos. Trabajamos de un modo muy concienzudo e intenso, que empieza mucho antes de la primera nota juntos, pero hay sitio para el relax, intercambio de ideas e incluso ironías y bromas”

“Silvia da forma a una auténtica tormenta de ideas e iniciativas que todos nosotros aportamos, integrándolas en su propia concepción de la música. Ella crea en una suerte de modelado en el que entre todos ponemos ingredientes para la arcilla pero a la vez sentimos que tenemos un espacio individual para dejar nuestra impronta.”

“Hay compositores tan integrados en nuestro repertorio que hemos hecho parte de nosotros su lenguaje, como si fuera nuestro. Pienso en Bach y sus hijos o en Hadyn y Mozart por ejemplo, y yo mismo toco de un modo diferente cuando tengo a mis compañeros de La Tempestad alrededor.”

“Aunque con la Orquesta del Siglo XVIII ya había participado, estar en el Festival Haydn con La Tempestad ha sido sin duda uno de los momentos más intensos de mi vida musical. A esto se sumó que mi profesor (holandés) y su esposa, que tienen más de 80 años, vinieron en tren desde Amsterdam a Eisenstadt para escuchar el concierto. Realmente inolvidable.” 

Antonio Clares, viola

 *  *  *

“A estas alturas nos sentimos identificados con el grupo de cámara que se creó a raíz de tocar y grabar las Sinfonías de Londres de Haydn en la versión reducida de J. P. Salomon. Esa formación, de siete músicos (flauta, dos violines, viola, violonchelo, contrabajo y clave/fortepiano) es lo que se considera (y está claro que así se nos ve desde fuera), el ‘núcleo’ del grupo. En realidad somos casi siempre las mismas personas: Guillermo Peñalver, Farran James, Pablo Prieto, Antonio Clares, Guillermo Turina, Jorge Muñoz y yo, Silvia Márquez. Lo que ocurre es que Farran ha estado un poco apartada durante esta temporada por una razón de peso: la maternidad (tiene un bebé de dos meses, Amaya). Ella está feliz y nosotros, que por supuesto la hemos echado de menos, hemos podido disfrutar sin embargo de otros magníficos músicos y compañeros: Alexis Aguado, Jorge Jiménez, Cibrán Sierra y Benjamín Scherer. Todos ellos han aportado diversas formas de ver la música, con creatividad y flexibilidad, e incluso diferentes métodos de trabajo. Son oportunidades que enriquecen a todos, y creo que ha sido fantástico ver cómo el resto del grupo se ha adaptado en bloque y ha disfrutado de cada uno de ellos, en lo musical y en lo personal.”

Silvia Márquez, clave/fortepiano y dirección artística

 *  *  *