ISSN 1989-1938
Espai web patrocinat per:
Revista de pensament musical en V.O.

Carl Philipp Emanuel Bach: Die Israeliten in der Wüste


SERGIO MARTÍNEZ

El pasado 7 de mayo de 2014, en la Sala Pau Casals de L’Auditori de Barcelona, se interpretó el oratorio Die Israeliten in der Wüste (Los israelitas en el desierto), H 775, Wq 238 (1769), de Carl Philipp Emanuel Bach (1714-1788), el segundo de los hijos (de los que sobrevivieron a la infancia) de Johann Sebastian Bach y su primera esposa Maria Barbara Bach. Éste es el primer oratorio de Bach, compuesto a partir de un libreto de Daniel Schiebeler (1741-1771) basado, a su vez, en el capítulo 17 del Libro del Éxodo. Este episodio bíblico hace referencia a la desesperación de los israelitas en el desierto después de haber sido liberados por Moisés quien, de manera milagrosa, hizo brotar agua potable de una roca y saciar la sed del pueblo. Los personajes de este oratorio son dos mujeres israelitas, interpretadas por las sopranos María Cristina Kiehr (primera israelita) y Hanna Bayodi-Hirt (segunda israelita), Aarón, interpretado por el tenor Nicholas Mulroy, y Moisés, interpretado por el bajo Stephan MacLeod. El coro de los israelitas fue interpretado por La Capella Reial de Catalunya y por los Finalistas de la IV Academia de Formación profesional de Investigación & de Interpretación. Todos ellos actuaron acompañados por Le Concert des Nations y bajo la dirección de Jordi Savall. A pesar de su interés musical, Die Israeliten in der Wüste es una obra poco conocida y de la cual no se tiene constancia que haya sido interpretada anteriormente en Barcelona ni en el resto de España.

El oratorio fue compuesto para la consagración de la recién construida Lazareths Kirche de Hamburgo el día 1 de noviembre de 1769. Poco tiempo antes, en marzo de 1768, Bach había sucedido a su padrino Georg Philipp Telemann como director musical de la Johanneum Lateinschule de Hamburgo, obteniendo además el cargo de maestro de capilla de las principales iglesias de la ciudad. Esta primera interpretación debió tener bastante éxito ya que Bach interpretó la obra de nuevo en el mes siguiente, el 14 de diciembre de 1769. Igualmente, se tiene constancia de que, durante la vida de Bach, este oratorio fue interpretado al menos seis veces más en Hamburgo y otras tantas más en otras ciudades. Las críticas contemporáneas son muy favorables, enfatizando su carácter expresivo y sus armonías audaces.

La buena aceptación de la obra, su idoneidad para ser interpretada en cualquier ocasión, así como el estímulo de alguno de sus amigos, en concreto Herr Klopstock, debieron impulsar a Bach a publicar el oratorio en 1775. Actuando como su propio editor, Bach contrató a Johann Gottlob Immanuel Breitkopf en Leipzig para la impresión de aproximadamente 350 copias de la obra, la cual había de ser vendida principalmente por suscripción. Junto con la partitura en sí, cada suscriptor también recibía una copia impresa del libreto. No obstante, estos libretos se prepararon en Hamburgo de manera separada a la edición de la partitura. Cabe destacar igualmente que, en el anuncio de la publicación, Bach informó a sus suscriptores de que “este oratorio ha sido compuesto de manera que pueda ser interpretado no sólo en una ocasión solemne sino en cualquier momento, dentro y fuera de la iglesia”, simplemente “para alabar a Dios”.

No se conservan ni el manuscrito autógrafo ni las partes utilizadas en la interpretación de 1769, con la excepción de la última página de la partitura general, aunque sí se conserva el libreto distribuido en aquella ocasión (D-Hs, A/70012,13). No obstante, se conservan algunos ejemplares de la edición de 1775, la cual constituye la principal fuente de la obra, así como una prueba de impresión con algunas enmiendas realizadas por un corrector desconocido de Breitkopf. Uno de los ejemplares de la edición (D-B, Mus. 11658) perteneció a Johanna Elisabeth von Winthem, una cantante que se casó con el poeta Friedrich Gottlieb Klopstock en 1791. Este ejemplar contiene ornamentaciones escritas por el mismo compositor en las dos arias de la segunda israelita. La voz de von Winthem era muy admirada por el poeta y aparentemente también por Bach, quien debió de regalarle este ejemplar. Igualmente, la cantante aparece como solista al menos una vez entre las interpretaciones del oratorio realizadas en vida del autor.

En general, el texto de la edición de 1775 sigue el del libreto de 1769 aunque no en su totalidad. Bach realizó algunas modificaciones ocasionales a lo largo del oratorio y, en concreto, el recitativo “O Heil der Welt” fue abreviado de cara a que la obra fuese perfectamente apropiada para cualquier ocasión, ya que el texto omitido hacía referencia a la consagración de la Lazareths Kirche. No obstante, el texto de los tres últimos movimientos del oratorio fue añadido expresamente en el libreto impreso para la consagración de la iglesia. Esto hace pensar que, probablemente, estos textos fueron escritos por el mismo compositor ya que no aparecen ni en la edición original de Schiebeler en 1767 ni en ediciones posteriores del libreto.

El texto original de Schiebeler finaliza con la profecía de la segunda venida de Jesucristo y los tres movimientos añadidos, un coral, un recitativo y un coro, van aún más lejos, anunciando y predicando el cumplimiento de la profecía. El objetivo de añadir estos tres movimientos podría deberse a dar más énfasis a la concepción luterana de Jesucristo como salvador de los creyentes. Incluso, consciente del éxito de los oratorios de Haendel en la corte de Frederick II de Berlín, Bach también podría haber pretendido establecer un paralelismo entre su composición para la dedicación de la Lazareths Kirche y la interpretación anual del Mesías de Haendel para el beneficio del Hospital Foundling (o Hospital de los Niños Expósitos) de Londres.

La obra puede enmarcarse dentro del empfindsamer Stil del cual, Carl Philipp Emmanuel Bach es uno de los principales representantes. Este estilo musical, desarrollado en Alemania a mediados del siglo XVIII, se caracteriza principalmente por la expresión de los sentimientos de una manera más subjetiva y natural, siendo especialmente significativos los contrastes bruscos en los estados de ánimo representados. Así pues, cada movimiento tiene su propio carácter, refuerza el drama que se explica y juega a propósito de mover las emociones para atrapar totalmente al oyente en la trama narrativa. Tal como exponía Bach en su Versuch über die wahre Art das Clavier zu spielen (Ensayo sobre el verdadero arte de tocar los instrumentos de tecla, 1753), “el principal objetivo de la música es llegar al corazón y mover las emociones”. Para esto, él especificaba que “es necesario tocar desde el alma”. Este movimiento surge como oposición al anterior Affektenlehre o doctrina de los afectos.

El oratorio está estructurado en dos partes lo que puede hacer pensar que, de entrada, la primera parte trata del resentimiento de los israelitas mientras que la segunda narra su alivio tras el milagro de Moisés. Sin embargo, tanto el resentimiento como el alivio de los israelitas es tratado por Schiebeler en la primera parte del oratorio. En cambio, la segunda parte la dedica a las palabras de agradecimiento a Dios por parte de los israelitas, junto con el remordimiento por su falta de fe, y a la profecía de la segunda venida de Jesucristo. De esta manera, la primera parte está dedicada íntegramente a la narración de los hechos y la segunda hace la función de sermón o comentario sobre la narración bíblica.

Cada una de las partes de la obra consta de una sucesión de recitativos, arias y coros, además de un coral que aparece casi al final de la obra. En determinadas ocasiones particularmente significativas, el recitativo secco es reemplazado por un recitativo accompagnato, haciendo alusión a los recitativos de Jesús de la Pasión según San Mateo de Johann Sebastián Bach.

El oratorio se inicia con un coro escrito en modo menor donde el resentimiento de los israelitas está claramente representado por un predominio de figuraciones de dos y tres notas descendentes y por frecuentes cambios de dinámica.

La fe menguante de los israelitas se revela en la conmovedora aria de la primera israelita, escrita en modo mayor y con un sutil pero afectivo uso del cromatismo. Tras las palabras de Aarón (recitativo y aria), con las que ruega a la gente que permanezca fiel a Dios, y a pesar de sus pasajes emotivos, la segunda israelita expresa una desesperación más acentuada en un aria más lírica que la de su homóloga, pero similarmente puntualizada por un cromatismo expresivo.

La llegada de Moisés se anuncia con una sinfonía de estilo francés donde se emplean las trompetas y los timbales por primera vez. Tal como se especifica en el libreto de Schiebeler, “una majestuosa sinfonía anunció la llegada de Moisés”. Después de un corto recitativo de Moisés, en uno de los coros más espectaculares de la obra, los israelitas, acompañados también por trompetas y timbales, expresan su oposición a Moisés, a quien atribuyen la causa de sus problemas. La textura de este movimiento es principalmente homofónica y con poca independencia de las partes instrumentales respecto de las voces, al igual que la de muchos otros coros.

En un extenso recitativo, Moisés reprende a los israelitas por su falta de fe pero sus temores e incertidumbres no se alivian y continúan en el dúo de las dos mujeres israelitas. Moisés, en un tono desanimado, responde con un recitativo acompañado en el que se intercalan algunas intervenciones del coro. En el aria siguiente, una de las más emotivas de toda la obra, Moisés expresa su desesperación y pide auxilio a Dios. Algunos elementos expresivos propios del empfindsamer Stil se revelan claramente en este aria: predominio de amplios intervalos descendentes, apoyaturas de medio tono descendente y ritmos lentos con puntillos, los cuales son particularmente emotivos en el solo del fagot. Finalmente, se produce el milagro y brotan chorros de agua de las rocas. En este momento, los israelitas concluyen la primera parte del oratorio con un coro de carácter alegre y caracterizado por el retorno de las trompetas y los timbales.

Moisés inicia la segunda parte de la obra con un recitativo en el que suplica a la gente que dé gracias a Dios. En el movimiento siguiente, Moisés, las dos mujeres israelitas y el resto del pueblo expresan su agradecimiento a Dios, dando así una idea de unidad por parte del todo el pueblo israelita. La afirmación más sincera de la fe es representada especialmente en los pasajes cantados por las dos israelitas en los que las voces son acompañados únicamente por flautas y violines, es decir, sin bajo continuo. La profecía de la segunda venida de Jesucristo se anuncia en un extenso recitativo accompagnato de Moisés. Enfatizando las palabras de agradecimiento a Dios y esperando la llegada del Redentor, las dos israelitas y el pueblo cantan dos arias y un coro con el que concluyen el texto original de Schielbeler. Sin embargo, en este coro no aparecen ni trompetas ni timbales; Bach reserva su empleo para el coro final de la obra.

El primero de los tres movimientos añadidos es un coral en el estilo del Cantionalsatz, es decir, una textura homofónica en la que la melodía se sitúa en la voz superior. La llegada del Redentor es anunciada en el siguiente recitativo por un tenor no especificado. Este recitativo incluía referencias a la consagración de la Lazareths Kirche y fue abreviado en la edición de 1775. En el movimiento final, identificado como “Coro” y no como “Coro de los israelitas”, se pretende extender la voz de los israelitas a toda la comunidad cristiana en una llamada universal para celebrar el cumplimiento inminente de la profecía. Es en este movimiento donde aparecen de nuevo las trompetas y los timbales.

 *  *  *

Bibliografía                                                                           

  • SANDERS, Reginald L.: “Introduction”. En: Carl Philipp Emanuel Bach: Die Israeliten in der Wüste, Oratorio. Los Altos, California: The Packard Humanities Institute, 2008. Carl Philipp Emanuel Bach: The Complete Works, Series IV, Volume 1.
  • SADIE, Stanley & TYRRELL, John (eds.): The New Grove Dictionary of Music and Musicians. Londres: Macmillan, 2001. Oxford Music Online, http://www.oxfordmusiconline.com/.
  • VILAR, Josep Maria: Els israelites al desert. Notas de programa del concierto realizado en L’Auditori el día 7 de mayo de 2014. Bellaterra (Barcelona): Fundació Centre Internacional de Música Antiga, mayo de 2014.
  • OTTENBERG, Hans-Günter: Carl Philipp Emanuel Bach. Múnich: Piper, 1988, ISBN 3-492-18235-6.