ISSN 1989-1938
Espai web patrocinat per:
Revista de pensament musical en V.O.

La creatividad necesaria: Tú puedes ser más creativo


MIRIAM SUBIRANA

Artículo extraído del libro CREATIVIDAD PARA REINVENTAR TU VIDA. Reflexiones sobre el cambio, la intuición y la alquimia espiritual. RBA, 2009. Miriam Subirana

libro-creatividad-para-reinventar-tu-vidaLa creatividad es la capacidad de crear, inventar, innovar, introducir, comunicar, transmitir, recrear, combinar, asociar, proyectar, visualizar, canalizar, expresar y transformar. La creatividad es un medio para transmitir nuestras motivaciones e intenciones.
La creatividad es «la mayor rebelión que hay en la existencia» y «la fragancia de la libertad individual», dijo Osho.
La creatividad tiene muchas dimensiones. La creatividad innovadora surge de dentro a fuera. Tú puedes ser más creativo.
¿Cuál es la creatividad necesaria en esta época que estamos viviendo? Es una creatividad que nos facilite salir de la estresante rutina, de la desunión y la desvinculación con nuestra esencia. Que nos una y nos lleve a encontrar los vínculos necesarios para ayudarnos como seres humanos a crear una realidad mejor para todos.
Una creatividad que surge desde una conciencia despierta para crear un nuevo paradigma: un mundo nuevo. Una creatividad que no sólo te ayude a ti, sino que acompañe y saque a los demás de sus cajas corporales del placer egoísta, de sus cárceles mentales y de sus zonas de confort. Para esto tiene que ser una creatividad atrevida.
Una creatividad que abra. Que abra los ojos para ver y darse cuenta. Una creatividad que sea generosa y nos impulse a pasar de una cultura del aferramiento a una cultura del agradecimiento y de la generosidad. Una creatividad que nutra. Sustenta la transformación para que las personas se atrevan y no regresen a sus viejos patrones de comportamiento.

"Bajo palmeras de anchos troncos hemos establecido el campamento" Técnica: Mixta s/t de lino, 85x85 cm, Año: 2012

“Bajo palmeras de anchos troncos hemos establecido el campamento” Técnica: Mixta s/t de lino, 85×85 cm, Año: 2012

Una creatividad en conjunción y asociada con la naturaleza. Una creatividad que respete. Desde el respeto se crea con la energía de los buenos sentimientos, de la comprensión y valoración del espacio del otro.
Una creatividad que ofrezca espacio para ser, para existir y para dejar ser. Una creatividad que se mueva desde la energía de la conciencia despierta. Que haga circular otra energía en el sistema humano, en los pensamientos y sentimientos, en la mente, el intelecto, la memoria y el corazón. Una energía que abra ventanas: que despierte las conciencias dormidas.
Una creatividad responsable y consciente.
Una creatividad constructiva. En un mundo donde parece que somos creativos destruyendo, debemos ser capaces de salirnos de esa inercia para construir.
Una creatividad inclusiva que abraza, acoge y es generosa genera espíritu de unión, como los tres mosqueteros: uno para todos y todos para uno. La salud personal, la salud del planeta y la salud de la humanidad dependen de que todos trabajemos creativamente.
Una creatividad que genere novedad y aporte diferencia. Más allá del talento, la artesanía y la habilidad. Es necesario usar el vehículo del talento, lo importante es no perderse en él, que no sea un fin en sí mismo. Refinemos el talento y la habilidad. Hagámoslo lo mejor que podamos. Pero no desconectemos de la esencia.
Una creatividad práctica, cuyo fin no es impresionar ni dar grandes ideas, sino generar una verdadera transformación: una metamorfosis.
Una creatividad espiritual. Creamos desde el espíritu, con lo que somos. Creamos para ascender, tocar lo sublime y sentirlo.
Una creatividad individual pero no egoísta. Revisemos nuestra intención y motivación para que nuestra creatividad sea única pero no narcisista, sino personal y universal.
Con esta creatividad pasaremos de un ego-sistema a un eco-sistema. En el ego-sistema, todo es acerca del yo y el mío: ¿qué puedo obtener? ¿Qué puedo controlar? ¿Cómo puedo tener más poder? En el ego-sistema hemos perdido la confianza. El ego-sistema carece de generosidad, con lo cual no existe liderazgo auténtico ni creatividad. No permite que surja el poder del conocimiento, de las competencias, del talento y de la motivación de cada colaborador, porque uno está centrado en sí mismo. Si no dejamos que surja eso, no es posible la innovación en la que haya entusiasmo, colaboración y, sobre todo, riesgo para asumir nuevos retos. En el eco-sistema es todo acerca de nosotros. Mientras sigamos teniendo el ego-sistema como cultura, tendremos serios problemas que cuestionarán nuestra supervivencia y prevalecerá la cultura de la avaricia y la violencia.

Retorna a la fuente creativa
Al desplegar todo tu potencial creativo dormido aparecen un sinfín de posibilidades ante ti y para ti. Te conviertes en cocreador de una nueva cultura en la que el arte del ser y desde el ser, la paz, el amor y la belleza forman parte intrínseca de la misma. Para ello, es necesario retornar a la esencia, a la fuente creativa de cada ser humano y, desde ahí, crear un ser nuevo, un mundo nuevo.
Es necesaria una creatividad personal que desafíe al ser a avanzar hacia nuevas perspectivas y nuevas expresiones, hacia un mayor altruismo y generosidad.
Es una creatividad para salir de la rutina. La rutina mata al alma, es como un veneno lento. En la rutina pierdes la motivación.
Es una creatividad que te empuja, sacándote de zonas de confort y del conformismo. Con ella trasciendes límites y superas creencias negativas y limitadoras.
Es una creatividad para recrear y reinventar el ser.
Es una creatividad que surge de la curiosidad, la observación y el descubrimiento. Aprendes a inspirarte y valoras la belleza.
Para conectar con esta fuerza creativa innata debes echar raíces en tu interior. Así llegas a reconocer tu magnificencia y divinidad y la de los demás.
Debemos estimular el intelecto para comprender. Normalmente buscamos estímulos externos para salir de la rutina y así nos distraemos. Pero seguimos dormidos. Para estimular al intelecto de manera que comprenda se requiere ser introvertido: ver en el interior. Al ver, comprendes que tu camino en la vida está marcado por una serie de acontecimientos. Entre ellos hay episodios concretos de relaciones, trabajos, nacimientos, muertes, cambios de dirección, nuevos intereses, éxitos, fracasos, enfermedades, accidentes, logros, aperturas, cierres. Los acontecimientos traumáticos también forman parte de tu camino. Ampliando el contexto lo suficiente podrás ver cómo se alinean estos acontecimientos y cuál es su sentido global para ser más consciente de tu camino en esta vida.
A partir de esta comprensión surge en ti una creatividad que te permite usar el poder que tienes de interpretar tus experiencias de la forma que consideres más favorable o menos limitante. Tenemos el poder de modificar nuestras creencias y así modificar nuestra forma de ver la vida. El resultado puede ser una nueva vida y unas nuevas condiciones físicas.

Reinventarse
Vivimos en un período de crisis. El ego-sistema es insostenible y su creación ya está empezando a derrumbarse. Esta crisis nos invita a la reflexión, a reevaluar dónde hemos puesto nuestras prioridades y a darnos cuenta de hasta qué punto nos consideramos responsables, como consumidores, como productores y como ciudadanos que pertenecen a la minoría privilegiada: que tiene acceso al agua potable, que puede leer y escribir, que lee el periódico, que vive bajo un techo, que hace más de una comida al día.
Esta crisis es una invitación a innovar. Hemos de reinventarnos para sobrevivir y para llevar a nuestras familias y, en general, a la civilización, hacia delante. La crisis nos ofrece la oportunidad y la responsabilidad de cambiar conscientemente. AHORA debemos ser efectivos. Lo NUEVO que creemos tiene que ser práctico y sostenible.
Para innovar necesitamos arriesgarnos. Sin riesgos no hay cambio. La base del riesgo es el amor y la confianza. La Madre Teresa de Calcuta se dirigió así a un grupo de directivos en un Congreso Internacional de Management en San Francisco: «¿Queréis que haya cambio? ¿Queréis que vuestra gente cambie? ¿Les conocéis? ¿Les amáis? Si no conocéis profundamente a vuestra gente no habrá entendimiento entre vosotros, y sin entendimiento no habrá confianza. ¿Amáis a vuestra gente? ¿Hay amor en lo que hacéis? Si no hay amor en vosotros no habrá poder ni fortaleza en vuestra gente. Si no hay fortaleza no hay pasión. Sin fortaleza ni pasión nadie se arriesgará. Y sin asumir riesgos nada cambiará».
Para conocer a tu gente tienes que conocerte a ti mismo. Para tener una buena relación con los demás has de tener una buena relación contigo. Conocerte te permite ser más creativo.

Espacios desde donde surge tu creatividad
El espacio del que surge la creatividad es el laboratorio desde donde experimentas y descubres para sentir, vivir y expresar la plenitud. Es un espacio desde el que trabajas, descubres y experimentas. Desde ahí, transmites tus aprendizajes. Crear espacio es permitir que entre en tu vida y actúe la presencia de lo sutil, lo invisible, la energía divina y, a través tuyo, se manifieste en el mundo. Es permanecer consciente, despierto y despertar a los demás.
A veces huimos de nuestro espacio interior, tememos entrar y ver. La creatividad surge del espacio interior. Si estás desconectado de él, tu creatividad surgirá del «piloto automático» de los hábitos o de las dependencias. Explora tu potencial.
Hay otros espacios desde los cuales creamos. Son espacios del viejo paradigma: del ego, de las corazas del yo, de las falsas identidades del yo. Espacios del yo dormido que no ha despertado a su verdadero ser. Saber que crear desde esos espacios es crear desde nuestro yo limitado, nos ayuda a reconocer el camino que aún nos queda por recorrer. Es una ayuda como un espejo, permite que te veas y te des cuenta en dónde estás.

* * *

Artículo extraído del libro CREATIVIDAD PARA REINVENTAR TU VIDA. Reflexiones sobre el cambio, la intuición y la alquimia espiritual. RBA, 2009. Miriam Subirana <www.miriamsubirana.com>